4 de octubre de 2005

Observatorio Global de Medios ante casos Dossier y llamada a La Hojilla

Les dejo un comunicado del Observatorio Global de los Medios capítulo Venezuela, organización surgida en 2002 luego del famoso episodio de autocensura de los medios privados durante la breve dictadura de Pedro Carmona Estanga. Veremos si el Minci y los medios del Estado divulgan este comunicado con tanta mesura como se divulgaron los anteriores, en los que se criticaban a los medios privados por sus diferentes desmesuras y violaciones al código de ética periodística.

La imagen es de Maryclén Stelling (archivo), miembro del observatorio y una de las firmantes del comunicado. Las negritas son mías.

Es función del Observatorio Global de los Medios, capítulo Venezuela, de acuerdo con su Declaración de Principios, mantener una vigilancia permanente tanto de la vigencia de la libertad de expresión como del cumplimiento del deber de informar por parte de los medios de comunicación social y de los comunicadores, y alertar sobre la apelación a métodos que puedan conducir a la restricción de la libertad de información.

Se ha abierto en la sociedad venezolana un debate en torno al impasse surgido entre el canal del Estado VTV y el periodista Walter Martínez. Aún cuando las informaciones obtenidas hasta ahora no permiten determinar con precisión las causas que lo originaron, el Observatorio Global de Medios, capítulo Venezuela, hace un llamado a la reflexión en torno a la vigencia del Derecho a la Libertad de Expresión y del Derecho de la ciudadanía a obtener la información oportuna, veraz e imparcial consagrados constitucionalmente.

Asimismo, particular atención se debe prestar a lo expresado por el mandatario nacional en el espacio “La Hojilla” de Venezolana de Televisión, en el cual exhortó a su moderador y al invitado a tratar de forma mesurada la información que estaban proporcionando a la ciudadanía, advirtiendo sobre situaciones que no son del dominio público y que estarían relacionadas con aspectos que afectan la estabilidad del país. Es necesario tener presente que también la seguridad de la Nación es competencia de la ciudadanía, y así lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, al enunciar el principio de la corresponsabilidad (artículo 326). Alegar factores de seguridad del Estado para eludir o postergar el tratamiento público de algún tema no resulta beneficioso para la gobernabilidad del sistema. Esperamos que el llamado del mandatario nacional no ejerza un efecto que inhiba la reflexión abierta sobre temas que movilizan el sentir de tantos, y mucho menos de situaciones de gran interés nacional.

En Venezuela el Derecho a la Libertad de Expresión se ha desenvuelto hasta ahora sobre bases sólidas. Sin embargo, es necesario mantener constante vigilancia sobre su cumplimiento, por cuanto es un proceso en permanente construcción. Asimismo, es perentorio que se definan con precisión y claridad las Políticas Públicas en el área de la Comunicación Social y el papel que los medios adscritos al Estado deben cumplir en el marco de un sistema democrático.

La discusión planteada es pertinente, más allá del análisis de una situación específica, pues abarca temas amplios y complejos como el sentido ético y la necesaria responsabilidad social en el ejercicio de la comunicación, el papel de los gremios profesionales, la relación entre la comunicación como servicio público, actividad empresarial y ámbito laboral. Estos y otros aspectos forman parte de una discusión que debe conducir a solucionar problemas y ofrecer respuestas concretas a las inquietudes ciudadanas. El Observatorio Global de Medios por su parte está dispuesto a contribuir promoviendo espacios de diálogo y reflexión.

Por la Comisión Coordinadora
del Observatorio Global de Medios, Capítulo Venezuela
Maryclén Stelling-Macareño
Cristóbal J. Alva Ramírez

pd. Olvidé indicar que el comunicado fue publicado hoy en Aporrea y también en El Universal.
Publicar un comentario