12 de octubre de 2005

¡No me neutralicen!

Es difícil que una agencia de noticias que tiene 40 periodistas y emite más de 200 noticias diarias no cometa gazapos de vez en cuando. Todos cometemos errores, y todos estamos dispuestos a corregirlos. Yo vi este error el pasado lunes en ABN, la agencia de noticias del Estado, y creí que pasaría desapercibido, pero los medios oposicionistas no perdonan. Todos ellos están suscritos a ABN. En el programa opositor "Aló Ciudadano" (de Globovisión) María Isabel Párraga leyó la noticia de inmediato. En los medios web también.

En fin, una noticia con el titular más alarmista del mundo: "Directora de Responsabilidad Social asegura que es necesario neutralizar TV por cable". Lo peor es que abres la noticia -alarmado- y en ninguna parte encuentras la palabra "neutralizar". ¡Gracias a Dios! Pero sin embargo, le damos armas a nuestros contrincantes políticos.

"Neutralizar" nos recuerda tantas cosas: los estadounidenses "neutralizan" a diario a la insurgencia iraquí con 40 bombas. Aquí en Venezuela se "neutralizaba" a la guerrilla matándolos con un tiro en la nuca. Los estadounidenses "neutralizaron" a Japón con dos bombas atómicas. Los opositores especulan que "neutralizar" la TV por cable significa eliminarla y reemplazarla por VTV y VIVE, o que se transmitirán las cadenas hasta por encima de MTV.

Qué busca el Estado

En realidad, lo único que se está buscando es lograr que las empresas de cable asignen canales a ANTV (canal de la Asamblea Nacional, una especie de C-SPAN venezolano), Telesur y otros canales del Estado. En mi caso, Supercable tiene un canal compartido para ANTV y Telesur, transmitiendo uno o el otro a determinadas horas. Pero yo quiero ver Telesur cuando yo quiera, ¡no cuando a Supercable le dé la gana! Además, no han colocado Vive TV, canal con información alternativa y comunitaria que ya va para dos años de fundado.

En el interior es peor, porque allí hay un sinnúmero de empresas de TV por cable pequeñitas, con las cuales el Estado tendría que estar negociando una por una. Sólo se está proponiendo una ley que permita que el Estado tenga un número limitado de canales que permitan llevar algo de información al público, en vista del terrible desbalance que hay en Venezuela: 5 canales nacionales, más de 400 emisoras de radio, 12 periódicos nacionales y 60 regionales, todos alineados con la oposición en mayor o menor grado.
Publicar un comentario