17 de septiembre de 2005

Trabajando como programador en un barco a 5 kilómetros de Los Ángeles

Esto lo vi en varios medios serios, entre ellos La Voz de Galicia y The Boston Globe.

Una empresa estadounidense ha encontrado la fórmula para evitar la fuga de dólares hacia las grandes factorías de software de la India y, de paso, ayudar a que los programadores de esta nacionalidad puedan trabajar para Estados Unidos, sin necesidad de pedir visado.

A Sea Code, que es como se llama la firma, se le ha ocurrido anclar un buque a cinco kilómetros de la costa de San Diego en California. En aguas internacionales, y con una mano de obra de bajo coste (no se pagan impuestos), trabajarán seiscientos programadores procedentes, en su mayor parte, de la India.

Durante los primeros días de la publicación de la oferta, y tal y como informa la prensa norteamericana, la web de Sea Code se ha saturado de personas interesadas en formar parte de esta aventura informática que se prolongará durante cuatro meses a jornada completa.

Según ha informado la empresa, con esta iniciativa se permitirá que «90 centavos de cada dólar que pagan los clientes, retornen a Estados Unidos». Otra de las bondades del sistema se basa en los plazos de entrega, dos o tres veces menores, a juicio de los responsables de Sea Code.

Los contratados vivirán a bordo del buque, bajo legislación internacional, donde comerán, dormirán y trabajarán programando para decenas de empresas norteamericanas.

Iniciativa similar

La idea de Sea Code recuerda mucho al parque tecnológico apoyado por las autoridades mexicanas en una zona fronteriza. El Silicon Border seguía la misma filosofía de ofrecer a los técnicos del país la posibilidad de trabajar para empresas de Estados Unidos sin necesidad de mudarse ni de pedir el visado, tan complicado desde los atentados del 11-S. A dos horas de San Diego, también las empresas californianas tendrían la posibilidad de acceder a mano de obra más barata.


Ah, ¿se dan cuenta? Este es uno de los efectos colaterales de la globalización: se trae obra barata de otros países (de una forma u otra) para "joder" la mano de obra de un país determinado, en este caso Estados Unidos, donde se perderán puestos de trabajo debido a la mano de obra india.

Pero en la mayoría de los casos (por ejemplo en la agricultura), no es Estados Unidos sino los países más pobres los que quedan mal. Por ejemplo, el ALCA exigía a los países firmantes no otorgar subsidios a sus agricultores, pero EEUU estaba exento de esa obligación, resultando sus productos mucho más baratos que los producidos en los propios países sudamericanos. Llevando a los agricultores a la quiebra.

¿Esclavitud?

Otra crítica que le hacen mucho a este modelo es que, en altamar, estos programadores estarán a merced de sus patrones por 4 meses. Supuestamente son 600 programadores y tendrán a 300 personas adicionales para ofrecerles comida, lavandería y otros servicios gratuitos. Supuestamente estarán bajo el amparo de la ley de la India. Y supuestamente los programadores tendrán días libres en los cuales podrán viajar a Los Angeles, pasear e incluso comprar cosas, como lo hacen las tripulaciones de barcos mercantes.

¿Pero quién garantiza que esto no se convierta en alguna forma de esclavitud?

En Alemania subastan los puestos de trabajo

Luego de poner esta nota, me enteré de JobDumping.de, un sitio web alemán en el que subastan puestos de trabajo. Colocan la oferta laboral, y el que se ofrezca a trabajar por la menor cantidad posible, ¡gana el puesto!
Publicar un comentario