5 de septiembre de 2005

Muertes que pudieron evitarse

El sitio web DeadlyHurricane.com informa hoy de una de las muchísimas muertes que pudieron evitarse en la tragedia de Louisiana: una señora en un asilo que llamaba constantemente y pedía ser rescatada. Su hijo le aseguró, desde el lunes hasta el viernes de la semana pasada, que los rescatistas estaban en camino. Pero de nada sirvió: el viernes en la noche pereció ahogada.

"Un funcionario de Nueva Orleans fue desbordado por sus emociones en un programa de la NBC este domingo cuando describía cómo una mujer fue abandonada y eventualmente se ahogó después de repetidas promesas de rescatarla". La nota original proviene de Reuters.

Aaron Broussard, presidente de Jeffesor Paris, contó el caso de la madre del encargado de mantenimiento de un edificio en el que Broussard permanecía. La señora estaba atrapada en un asilo en San Bernand y les decía "¿Están viniendo hijo, alguien está viniendo para acá?"

El conserje respondía "sí mamá, alguien está yendo a buscarte, alguien va a llegar el martes (de la semana pasada), alguien va a llegar el miércoles, alguien va a llegar el jueves, alguien va a llegar el viernes."

"Ella se ahogó el viernes en la noche. Nadie vino por nosotros", contó Broussard envuelto en lágrimas. Las consecuencias del huracán Katrina "serán recordadas como uno de los peores abandonos de estadounidenses en suelo estadounidense en toda la historia de nuestro país", dijo.

Dijo que el gobierno debe reconocer su parte en las muertes sin sentido. "No es justo que Katrina causara todas esas muertes en Nueva Orleans. La burocracia ha cometido asesinato aquí en la gran zona de Nueva Orleans, y ahora la burocracia tiene que rendirle cuentas al Congreso" ello en referencia a la excusa que usa el gobierno para defenderse, esto es, la gran cadena de mando que supuestamente había que cumplir para movilizar tropas y ayuda a dicha población.

"Perdieron la humanidad"

Otro artículo al que también hace referencia DeadlyHurricane.com es uno de AP, según el cual la gente que debió quedarse en Nueva Orleans formó tribus para defenderse y ayudarse ante los saqueos y el abandono, uniéndose ricos y pobres para ello. Pero también hay historias tristes, como la de policías que desalojaron un hotel a la fuerza y obligaron a punta de pistola a personas que se regresaban -pues no tenían otro refugio donde quedarse- a irse de allí diciéndoles: "Esta es nuestra cuadra. ¡Váyanse por allá!"

Varios

  • Univisión: "Además de la anarquía, la muerte de civiles y la incertidumbre acerca de sus familias, la policía de Nueva Orleans tuvo que lidiar con suicidios en sus propias filas. Dos agentes se suicidaron, entre ellos el vocero del departamento de policía, Paul Accardo, que murió el sábado, según (el subjefe de policía W.J. Riley). Ambos se dispararon balazos a la sien, señaló." ¿Será que las cosas son mucho peores de lo que podemos enterarnos, de lo que podremos imaginarnos alguna vez?

  • El Times-Picayune, el periódico más importante de Luisiana, criticó duramente la respuesta del gobierno federal ante la catástrofe. En una carta abierta al presidente George W. Bush, exigió que sea despedido cada funcionario de la FEMA (siglas en inglés de la Agencia Federal de Manejo de Situaciones de Emergencia), denunciando lo que dijo era el total fracaso en rescatar a miles de ciudadanos que quedaron varados a raíz del huracán.

    "Estamos furiosos, señor presidente, y continuaremos furiosos mucho después que nuestra amada ciudad y las parroquias circundantes hayan sido secadas", señaló el editorial. "Nuestro pueblo merecía ser rescatado. Muchos que deberían haber sido (rescatados) no lo fueron. Eso es una vergüenza para el gobierno".

    "Cada funcionario de la FEMA debe ser despedido, especialmente su director, Michael Brown", dijo el editorial. "No debe ahorrarse recurso alguno. No debe formularse excusa alguna".

    Recordemos que, según un artículo de National Geographics de octubre de 2004, la FEMA sabía perfectamente lo que ocurriría en Nueva Orleans de ser alcanzada por un huracán. Sabían que 200 mil personas no podrían salir dela ciudad por su cuenta por no tener carros o formas de desplazarse, y que la ayuda federal tardaría días en llegar.

  • Una tía de mi novia, venezolana que vivía en Nueva Orleans ya apareció sana y salva, y finalmente llegó a Nueva York después de unos cuatro días de viaje en carro. Perdió completamente su casa, que recién había comprado semanas atrás.
Publicar un comentario