23 de agosto de 2005

¿Dónde queda Venezuela?


Eso fue lo que se preguntaron algunos de los muchos millones de estadounidenses que vieron hoy en noticieros como CNN, Fox News y varios otros el reporte de que Pat Robertson, conocido evangelizador y dueño del canal de televisión Christian Broadcasting Network, llamaba al asesinato de Hugo Chávez como forma de salvar a Estados Unidos de este radicalista, el cual, según asegura el reverendo, promueve el fundamentalismo islámico.

La noticia abría sitios web estadounidenses y estaba entre las dos o tres noticias más importantes del día, sólo superada por la lamentable tragedia de un avión en Perú. Arriba pueden ver la portada de CNN.com, con Chávez y Fidel de portada.

Las declaraciones de Bernando Álvarez, embajador venezolano en EEUU, y del propio Chávez desde Cuba desestimando las declaraciones de Pat, coparon gruesos espacios del noticiero estadounidense CNN, que normalmente sólo habla de Venezuela cuando hay tragedias o crisis en nuestro pueblo.

El llamado de Robertson provocó el repudio y rechazo de todos los sectores, incluyendo la oposición venezolana (es cómico ver a Baltazar Porras y a Julio Borges defendiendo a Chávez) y la propia Casa Blanca estadounidense, al menos de palabra.

La actitud de Robertson beneficia mucho a Chávez, en el sentido de que EEUU deberá detener cualquier plan de magnicidio por al menos algunos meses mientras baja la marea. Además, recibió una ola de respaldo inesperado, y obligó a EEUU a deslindarse ante la posibilidad certera de que esto terminara en una ruptura de relaciones.

Y, mejor aún, Chávez aprovechó la ocasión para ofrecerle ayuda amistosa al pueblo estadounidense y latinoamericano: está promoviendo una campaña de alfabetización en todo el continente, y operaciones gratuitas en la vista. Para ello, pide a los interesados acercarse a cualquier embajada de Venezuela o de Cuba en cualquiera de los países americanos.
Publicar un comentario