5 de septiembre de 2004

Sobre las elecciones regionales

Como muchos de ustedes saben, hay problemas graves en algunos municipios del país (unos 30 de los 335 que hay en total) con los candidatos a alcalde por parte del bolivarianismo. El extinto Comando Ayacucho eligió a los candidatos prácticamente a dedo, en reuniones realizadas a puerta cerrada en un hotel capitalino, sin intervención de las comunidades pues supuestamente "no había tiempo". Salvo uno o dos casos, la línea de acción era mandar a reelegir a todos los alcaldes chavistas, sin evaluar su gestión o las denuncias de corrupción en su contra.

Esto hizo que, en algunos casos, las propias comunidades se alzaran contra las decisiones del Comando Ayacucho (casos emplemáticos de Raúl Salmerón, alcalde de Los teques, y William Páez, de Guarenas). En otros, aparecieron grupitos con sus propios intereses políticos a objetar la cuestión y a presentar sus propios candidatos "chavistas", causando divisiones en las bases.

Pero mi sorpresa vino la semana pasada, cuando Chávez declaró en "Aló Presidente", algo como: "O votan por quien yo digo, o se van con los escuálidos". El jueves, Últimas Noticias publicó unas declaraciones similares de Diosdado Cabello, dadas en una asamblñea de ciudadanos en su campaña por el Estado Miranda.

En realidad, esperaba otra cosa. Esperaba un Presidente más conciliador, que explicara pacientemente que no pudieron realizarse elecciones primarias porque habían otras prioridades y no quedó tiempo. Que se sentara pacientemente con las comunidades y los grupos descontentos, así como se está sentando a dialogar con banqueros y empresarios que hace dos años clamaban por su sangre.

Pero no esperaba esta actitud autoritaria, de "hagan lo que digo o se van con los escuálidos".

Sigo con este proceso incondicionalmente, pero no pertenezco a ningún partido político ni acato líneas partidistas, porque mi apoyo es crítico. Es por esta razón, que he decidido no votar en las elecciones regionales y formar parte de la abstención, aún si eso significa tener que calarme a Carlos Ocariz y a Enrique Mendoza en mi zona.
Publicar un comentario