21 de agosto de 2004

Ya basta de política

Este humilde espacio es un blog (weblog, bitácora o espacio para escribir gamelote), pero no es un blog político. Es un lugar donde su autor, es decir, yo, escribe cosas de vez en cuando de acuerdo a su estado de ánimo. Muchos vendrán buscando un programa que permite simular algunos aspectos del referendo presidencial realizado en Venezuela el 15 de agosto, incluyendo las repeticiones y los supuestos "topes".

Pero yo ya no quiero seguir escribiendo mucho de política aquí. Quiero segui hablando de Venezuela, del día a día, de nuestras lindas mujeres, de la universidad donde estudio, de algo de tecnología y programación. Y sí, de vez en cuando meteré política, pero no será el centro de este blog.

Así que, al igual que Jorge Rodríguez, el CNE, el Centro carter y la Organización de Estados Americanos, yo paso la página y tiendo una mano a mis panas opositores para que continuemos construyendo este bello país.

Y hablando de países hermosos, les dejo un poema escrito por Waldylei Yépez, hermosa barquisimetana que también estudia Informática, pero que, cuando toma un lápiz y papel, se vuelve tan peligrosa como las más audaces poetisas :) ¡Un gran abrazo para ella! Y un gran aplauso para ese hermoso país que ella dibuja con su verso.

Ella
Con la piel tostada,
y presencia grata,
verdad anhelada,
noche desvelada.

Fuerte como el hierro,
poderosa como el fuego,
más valiosa que el petróleo
minerales y hasta el oro.

De belleza indudable
y una fuerza envidiable,
de trabajo incansable
y poderosos ideales.

Voz de cardenalito,
ligera como turpial,
inocencia de niñito
mirada crepuscular.

Ojos del Caribe,
transparente mi coral,
a las faldas de los cerros
y esas ganas de bailar.

Al ritmo del tambor
golpes y gaitas,
ya se escuchan a lo lejos
con cuatros y con maracas.

Un brillante color de sol,
un imponente color de mar,
y el color de aquella sangre
de quienes piden libertad.

Pies moviendose incansables
por selvas, llanos y mares,
admirando aquellas aves
y también a los jaguares.

Vestida de esperanza
a Dios das tus alabanzas,
sembrando y cosechando
en esta tierra de gracia.

Muestras a tus hijos que todos son iguales
siguiendo las lineas de sus ideales,
buscando respeto
y el bienestar de su pueblo.

Desde el propio Salto Ángel
pediste por tu hijos
bienestar y beneficios
para aquellas carecidos.

Dios te ha bendecido
con toda la razón
por tu buena voluntad
y tu gran corazón.

Mi madre eres tú,
pariste a los más grandes,
como Bolívar que aún sigue en vida
por sus grandes ideales.

Tierra de gracia eterna
por ti lucho sin censar
y por ti he de continuar
en este fuerte galopar.
Publicar un comentario