19 de agosto de 2004

¡Ya basta de dejarse manipular!

En verdad no lo entiendo.

Hoy escuché en su totalidad la rueda de prensa de Enrique Mendoza por Globovisión, detallando las razones que él tenía que dar para ordenar a sus seguidores ausentarse de la segunda auditoría que tanto lucharon por exigirle al Consejo Nacional Electoral.

Una auditoría que sería vigilada de principio a fin, incluso en las autopistas, por testigos de la oposición y por los mismísimos observadores internacionales que la oposición exigió tener en Venezuela, y que el chavismo de base tanto rechazamos.

Pero no, ahora deciden ausentarse de la auditoría, supuestamente porque el fraude es "tan frande" que no hay que auditar solamente las papeletas, sino también el software de las máquinas.

Vamos señores, muchos de los que leen esta columna son computistas, como yo. Se audita una máquina de votación, se cuentan las papeletas y resulta que la cuenta de las papeletas da exactamente lo mismo que las actas impresas por las máquinas. ¿Hace falta auditar el software? Se los respondo clarito: ¡no, no hace falta!

Aún así, yo, Luigino Bracci Roa, no tendría ningún problema en que también se auditara el saoftware de las máquinas si eso trajera paz al país. Pero se los respondo de una vez: ya nada va a traer paz al país. Jorge Rodríguez (quien, por cierto, es la segunda persona a quien más admiro en el panorama político después de Chávez) podría auditar absolutamente todo lo que la oposición pida, pero aún así eso no evitará que la oposición siga alegando fraude.

Y es que yo sigo sorprendido de lo ocurrido en estos días... Hay muchos opositores a quienes respetaba bastante, de quienes juraba que se comportarían a la altura, mostrando su desacuerdo con Chávez pero nunca cayendo en radicalismos... y me han decepcionado terriblemente.

Tengo un gran ex amigo quien ahora opina que los chavistas somos "estafadores y asesinos". Otro (a quien terminé de borrar de Messenger anoche) se la pasó exclamando todo el día que "Venezuela es una mierda" y que "muchas personas tienen buena suerte... otros nacen en Venezuela". Y estoy hablando de estudiantes universitarios, muchachos inteligentes que tuvieron que parir para sacar buenas notas en una prueba de admisión y llevan 4 ó 5 años pariendo en una universidad.

Total que la teoría de los números repetidos en algunos cuadernos y mesas electorales, que en cualquier otro país del mundo sería ignorada por la prensa y las autoridades, aquí es tomada como la principal "evidencia" de un supuesto fraude.

Hoy estuve a punto de ir a la Universidad Central de Venezuela a hablar con un profesor de Estadística y Probabilidad a quien le tengo algo de confianza, para que me oriente y calculemos las probabilidades de que dos mesas o dos cuadernos

Pero hubo dos cosas que me disuadieron de hacerlo, al menos por ahora:
  • No tengo la data del CNE a nivel de cuadernos de votación, que es donde radica la denuncia oposicionista. La data que colocó Sebastián Delmont en su página web, extraída de la página del CNE utilizando un script en Perl, sólo llega hasta las mesas, pero es que en una misma mesa podían haber varios cuadernos de votación, y por lo tanto, varias máquinas electorales.

    Por lo tanto, podría fumarme una resolviendo distribuciones, pero eso no convencería a nadie.

  • El rector del CNE Jorge Rodríguez probó hoy en la excelente rueda de prensa que condujo en la tarde, que sí hay casos de "coincidencias" pero no sólo con el "Sí", sino también con el "No", lo cual podría conducir a alguien a pensar que algunas máquinas fueron programadas para tener también un "tope" con los votos del chavismo.

    El mismo Sebastián Delmont (opositor, excelente profesional a quien tuve el honor de conocer una vez que estuve de visita en Loquesea.com y quien marcó hito como estudiante de Computación en la facultad de Ciencias de la UCV) lo reconoce en un post que colocó hoy en su blog: en una muestra de 726 máquinas, "hay 16 casos con 'si' duplicado, 17 casos con 'no' duplicado, 3 casos de 'si' triplicado y 1 caso de 'no' triplicado."

    En otras palabras, suponiendo que las máquinas tuvieran un "tope", este en un principio pareciera estar afectando a chavistas y opositores por igual... no como alega la oposición, que el "tope" evita que se incrementen los votos del Sí.

  • Para despejar dudas, Rodríguez indicó que se contratarán a profesionales en estadística que revisarán la data del CNE y realizarán cálculos para ver cual es la probabilidad de que haya un número X de mesas y cuadernos con números repetidos.

    Eso sí: lo hará para que la población se tranquilice, no para que los actores políticos (léase la Coordinadora Democrática y el Comando Maisanta) dejen de pelearse, porque él sabe que eso es imposible.

    La población son ustedes, amigos lectores de este blog. Mañana, si Dios quiere, se va a decir que la auditoría salió a la perfección. Y a los pocos minutos, saldrá Enrique Mendoza insultando a los rectores "oficialistas" y ofreciendo nuevas "evidencias" de que un satélite cubano interfirió a las máquinas de SmartMatic para hacer el fraude. Y los llamará a la calle a quemar cauchos. Es allí donde yo confío que ustedes utilicen su capacidad de raciocinio y, aún cuando sigan siendo opositores a Chávez, de verdad actúen de una forma madura.

Diustribuciones probabilísticas y números repetidos

Por otro lado, este post de Sebastián aclara cuál es la distribución probabilística que se debe usar (en efecto es la binomial) y cómo deben realizarse los cálculos. Pero hay varias cosas que Sebastián no toma en cuenta... de todas formas, lo respeto ya que él vio probabilidades hace diez años, cuando en la Escuela de Computación se daba Estadísticas y Probabilidades como dos materias separadas bastante fuertes (luego, en el cambio de Pénsum del año 2000, se redujo el contenido de ambas materias y se fusionaron... yo vi una sóla materia de Probabilidades, con mucha menos materia que las que él vio). Sin embargo, en realidad me gustaría escuchar a un estadístico opinar sobre el post de Sebastián a ver qué opina.

  • Él calcula la posibilidad de que, tomando dos mesas cualquiera al azar, estas tengan la misma cantidad de votos en el "Sí" utilizando una binomial. "Para un par de máquinas, donde votaron 551 y 476 personas respectivamente, y donde el 'si' obtuvo 77 votos en ambos casos, la probabilidad de que los resultados fueran iguales es de 3.36%." Asumamos que es correcto (mañana lo compruebo).

  • Su cálculo significaría entonces que, si tengo un listado de 100 pares de máquinas, 3 de ellas deben tener números repetidos. Luego, él nos dice que, en un listado de 360 mesas que consiguió, hay 17 casos con el "No" duplicado (4,72%) y 16 casos con el "Sí" duplicado (4,40%).

  • Pero entonces Delmont compara la suma del "Sí" más el "No" (8,1 por ciento, a mí me da 9,16 por ciento) con el 3,36 por ciento únicamente del "Sí". Más de uno de sus lectores leyó el post sin comprobar los datos, y de seguro habrá sufrido un orgasmo al pensar que las diferencias en el porcentaje constituían una prueba innegable del fraude.

  • Pero es que, al revisar un listado cualquiera de mesas electorales, vemos hay una gran variedad de centros. Hay centros con una, con dos, con tres, con cuatro y hasta con cinco mesas. Por lo general se repite el patrón de que, en un centro que tiene 4 mesas, las tres primeras tienen la misma cantidad de electores, y la cuarta tiene una cantidad relativamente menor, de tal forma que la cuarta no puede compararse con las tres primeras utilizando la misma binomial. Simplemente hay que sacarla de la muestra.

    La binomial de Delmont calcula además la probabilidad de que un par de mesas tenga la misma cantidad de votos, pero no calcula la probabilidad de que, en tres o en cuatro mesas de un mismo centro, dos tengan la misma cantidad de votos. Esa es otra distribución distinta, si mal no recuerdo.

    Además, hay que sacar de esa muestra de 360 mesas aquellas que pertenecen a centros de votación que tienen una sola mesa, porque no se pueden comparar con ninguna otra mesa.

    En total, la muestra de 360 mesas en realidad va a tener mucho menos de 360 mesas. Al disminuir sensiblemente el tamaño de la muestra (pero manteniéndose fijo el número de éxitos), la probabilidad que Sebastián calculó de 3,36 por ciento en realidad aumentará sensiblemente y se colocará alrededor de 4 ó 5 por ciento. Total, que los números se parecerán muchos a los números reales de entre 4,4 a 4,7 por ciento.

  • De todas formas, esperemos a que los estadistas del CNE y los auditores cumplan su trabajo. Pero fíjense quienes han reconocido a Chávez y al pueblo venezolano:

    Muchos de ellos tienen experiencia en decenas de procesos electorales alrededor del mundo ¿Se hubieran expuesto a reconocer a Chávez si la teoría de los números repetidos tuviera algún sentido?

Publicar un comentario