9 de agosto de 2004

Poema frustrado

Les dejo un poema de Mario Benedetti, recordando la tragedia de Hiroshima que ocurrió hace 59 años y dos días. Es patético, pero aún hoy se trata de excusar la muerte de más de 200 mil civiles japoneses con el absurdo argumento de que "la gente estaba cansada de la guerra y había que acortarla."

Hoy, el bombardeo contra civiles es considerado un crimen de guerra. Como es natural, Estados Unidos inventa las armas, las utiliza y luego hace que las prohiban, así como ha pasado con las armas químicas, biológicas y el napalm.

El uranio sigue haciendo estragos, pero ya no en la forma de armas nucleares, sino como uranio empobrecido, como ocurre hoy en Irak y Afganistán y como ocurrió hace poco en la guerra de los Balcanes. El uranio empobrecido es un desecho de las plantas nucleares que, debido a su gran densidad, se utiliza como sustituto del plomo en armas convencionales pues transpasa más fácilmente los blindajes.

Dicho uranio, luego de ser usado tanto en la primera guerra del golfo como en la invasión actual, queda esparcido por todos lados en forma de polvo tóxico, contaminando las aguas y los alimentos y emitiendo dosis fatales de radiación que causa estragos en las madres embarazadas. Nacen niños con deformaciones aberrantes, en proporciones muy por encima de las normales. Otros son afectados por leucemia. Incluso soldados estadounidenses han sido afectados al manipular excesivamente este tipo de municiones. Vean este link en inglés para más información.

Y nadie hace escándalo de ello, pues el culpable no es Chávez.

Me imagino que, cuando algún dictadorzuelo de Medio Oriente también comience a usar uranio empobrecido en sus armas, el gobierno estadounidense hará que la ONU prohiba el uso de dichas municiones para así tener una nueva excusa para una invasión.

Poema frustrado
Maria Benedetti
Mi amigo
que es un poeta
convocó a los poetas.

Hay que escribir un poema
sobre la bomba atómica
es un horror
nos dijo
un horror horroroso
es el fin
es la nada
es la muerte
nos dijo
no es que te mueras sólo
en tu cama
rodeado
del llanto y la familia
del techo y las paredes
no es que llegue una bala
perdida o encontrada
a cortarte el aliento
a meterse en tu sueño
no es que el cáncer te marque
te perfore
te borre
no es tu muerte
la tuya
la nada que ganaste

es el aire viciado
en la ruina de todo
lo que existe
de todo
nadie llorará a nadie
nadie tendré lágrimas

y eso es lo más horrible
la muerte sin testigos
sin últimas palabras
y sin sobrevivientes
la muerte
¿Me entienden?
hay que escribir un poema
sobre la bomba atómica.

Quedamos en silencio
con las bocas abiertas
tragamos el terror
como saliva helada
luego nos fuimos todos
a cumplir consigna.

juro que lo he intentado
que lo estoy intentando
pero pienso en la bomba
y el lápiz se me cae
de la mano.

No puedo.

A mi amigo el poeta
le diré no puedo.
Publicar un comentario