2 de julio de 2004

Acción y reacción

Un cambio.
Tal vez muchos.
Una partida.
¿O son varias?
Un nuevo camino.

Se ve la luz al final del tunel. Con mucho esfuerzo, con un año, o tal vez año y medio de lucha, seguro terminaré algo que empecé a hacer en 1997, y que hace mucho debía. Y fue necesario terminar con muchas cosas para poder avanzar en la dirección correcta.

Pero todo tiene su precio. Las leyes fundamentales de la naturaleza enseñan -que lo diga Newton- que toda acción genera una reacción de igual fueza pero en sentido contrario. Pero a diferencia de la física, en la sociedad las reacciones no siempre se devuelven en contra de sus originarios. Aunque así debiera ser.

Para exponer un ejemplo macro: Diez millones de judíos murieron en la Segunda Guerra Mundial, por culpa de un desquiciado llamado Adolfo Hitler. Triste alma que se extinguió sin sufrir, sin comprender y sin pagar el terrible daño que hizo en contra de millones de seres humanos inocentes, convencido de que la ascendencia creaba la pureza.

Hoy, con el fin de no permitir un nuevo holocausto, la dirigencia israelí causa otro, masacrando al pueblo palestino. La reacción israelí al holocausto no fue contra quienes les causaron tanto dolor; total, ya estaban muertos. Fue contra unos musulmanes que llevaban cais dos mil años viviendo en un lugar que ambos llaman "la tierra prometida".

Una vez me sorprendí al ir a una exposición en la Plaza de los Museos y toparme con algunos ejemplares de El Nacional de hace 50 años. Los titulares de las páginas internacionales dedicados al Oriente Medio eran una triste copia de las actuales: los judíos negociando una hoja de ruta con los palestinos, con el objeto de formar un estado para estos últimos. Cincuenta años perdidos... no, peor aún: ¡miles de vidas perdidas, de lado y lado!

Para exponer un ejemplo... ¿micro? Un jefe de clase media, amargado por sus problemas conyugales, se desquita con sus obreros, tristes ganadores de un salario insulto en esta y en casi cualquier otra sociedad. Uno de estos obreros se desquita a su vez con una botella de ron, luego llega a su casa y violentamente descarga su furia en contra de su sufrida esposa. Esta luego repite la acción, contra su pequeño hijo.

Newton, ¿será que nuestro mundo debería ser más físico y menos humano?
Publicar un comentario