15 de marzo de 2004

Aznar, derechos y violencia

Aznar se va; ya es oficial.

El pueblo español, con 200 personas menos, se encargó de que su sucesor no diera continuidad a sus políticas. Pero da asco todo el uso político que primero el PP y luego el PSOE y los movimientos de izquierda le dieron a estos fallecidos.

Y aún cuando prefiero a Zapatero en el poder, su llegada allí no es garantía de que las cosas vayan a cambiar. Lo primero que anunció fue "hacer una guerra al terrorismo". ¿Guerra al terrorismo, con 1.300 soldados apoyando la invasión colonialista contra Irak? ¿Qué involucra el término "guerra al terrorismo" sino una carta blanca para reprimir y destruir a todo aquel que puedas etiquetar como agente del mal?

Lo único que me pregunto es: ¿qué hay detrás de todo esto? ¿Cuál será la verdad sobre Bush, Anzar, Bin Laden y Al-Qaeda? ¿Qué será lo que conocerán mis tataranietos en 200 años, cuando yo, y todos quienes me leen, seamos sólo un montón de huesos viejos carcomidos en una triste tumba de piedra y cemento?

¿Será verdad lo que pensamos los más liberales: que Al Qaeda es un producto de Bush y sus secuaces para justificar un nuevo colonialismo que beneficie a sus intereses comerciales? ¿Tendrán la razón los izquierdistas más moderados, que creen que Al Qaeda es un movimiento terrorista formado por una pila de locos, y que si bien no tienen nada que ver con Bush, sin embargo este se aprovecha de ellos y sus movimientos? ¿O será cierto lo que piensa la derecha: que unos musulmanes quieren quitarnos la libertad y la única forma de contrarrestarlos es utilizar una maquinaria bélica para exterminarlos?

¿Será que hay fuerzas más oscuras detrás de todo esto, que mueven todos sus hilos y nos "distraen" con el "terror" mientras ellos ejecutan movimientos muchos más audaces para lograr sus fines? Total, sus movimientos permanecerán desapercibidos ya que ellos son dueños de los medios de comunicación. Y lo que no muestran los medios sencillamente no forma parte de la historia.

Venezuela: "derechos" en "peligro"
Mientras tanto, este domingo Human Rights Watch arreció contra Venezuela. Hablan de muertos por el régimen, torturados con shocks eléctricos y desaparecidos politicos, y a diferencia de hace 20 ó 30 años (cuando todos los medios ignoraban como unos auténticos rufianes el llanto de esposas y madres que sí querían reportar a auténticos desaparecidos y torturados) hoy todos los medios están atentos las 24 horas, esperando cualquier indicio (sea verdadero o falso) que indique que sí hay torturados y muertos políticos.

Y si bien hay casos puntuales de agentes de la GN o de policías municipales que sí abusaron de su poder y deben ser castigados, nadie en su sano juicio podría intentar juzgar al gobierno por "violaciones masivas a los derechos humanos" que en realidad no existen.

Los orgasmos de violencia coartan nuestros derechos
Tengo amigos en Prados del Este que no pudieron moverse de sus casas durante los dos o tres días en los que la violencia de las protestas opositoras llegó al punto máximo de éxtasis... aquellos días cuando las hormonas de quienes participaban en los disturbios alcanzaban niveles más altos que los que ellos hubieran logrado en su mejor relación sexual.

El derecho al libre tránsito de mis amigos --un derecho humano--, su derecho al estudio y al trabajo --también muy humanos-- fueron cercenados. Y nadie salió a defenderlos.

Aquellas miles y miles (¿millones?) de personas molestas con los tranquistas no salían en los medios de comunicación, salvo en el canal del Estado. Como no hay ningún organismo que nos defienda de los medios, sino sólo organismos que defienden a los medios de los ataques del gobierno, entonces miles de personas quedaron sin libertad de expresión. Y es extraño, porque esas miles de personas sí podían pararse en medio de la calle y expresarse. Pero si gritas, y los oídos de la historia no recogen tu clamor... ¿eso no es lo mismo a no poder gritar?

Aún así, preocupa el silencio que hay en torno a las firmas y los reparos. Se suponía que el CNE tenía que ofrecer primero los resultados de los firmazos realizados contra los diputados opositores, pero quienes negocian a favor del gobierno ya dieron su brazo a torcer y dejaron que el CNE decidiera que es "más importante" el referendo presidencial.

Por lo menos ganamos una con la sentencia contra la Sala Electoral. Pero veremos qué ocurre ahora.

Publicar un comentario